Institucional

Conozca más sobre nuestro Club

Antecedentes

Fueron los obreros, capataces e ingenieros contratados en Inglaterra para la construcción del ferrocarril en nuestro país quienes, según informa la Asociación Argentina de Golf, a partir de 1879 comenzaron a introducir el golf en la República Argentina. En aquel año, el escocés Henry Smith arribó al puerto de Buenos Aires con una bolsa de palos de golf en su equipaje. Al llegar a la Aduana se vio envuelto en una situación, que con el paso del tiempo, se convirtió en una anécdota risueña. Contaba Smith que fue retenido en el puerto, porque el empleado aduanero no terminaba de comprender para qué servían esos palos de vara de madera y cabezas de hierro. Creyó advertir un cierto poder agresivo e ellos, ya que, según pudo comprender Smith -que entonces sabía muy pocas palabras en español-, el funcionario temía que se tratara de armas y los quería confiscar.

Los Primeros Campos

Otro escocés, Valentín G. G. Scroggie, jugó el primer match de golf del que se tenga conocimiento en nuestro país, el 13 de marzo de 1892, en la plaza del pueblo de San Martín. De ahí que se lo considere el padre de este deporte en la Argentina. A partir del interés que despertó la disciplina en la nutrida colonia británica se fundó en el barrio de Belgrano el San Martín Golf Club, cuyo primitivo campo de golf (el primero construido en Sudamérica) fue en un baldío lleno de pozos, al que hubo que limpiar de pastizales y malezas para emparejar el terreno. En ese mismo año se construyó la primitiva cancha del Hurlingham Club, y al año siguiente, en 1893, la de Lomas Athletic Club. Ambos eran clubes fundados con anterioridad para la práctica de deportes tradicionalmente británicos. Si bien el, que luego dio origen al San Andrés, es considerado el club más antiguo, Lomas Athletic Club fue pionero en la organización de competencias. En su cancha se jugó el primer torneo para damas y dos años más tarde, el 15 y 17 de agosto de 1895, golfers de ambas orillas del Río de la Plata disputaron allí el Primer Campeonato Amateur del Río de la Plata. El torneo se convirtió en el Campeonato Argentino de Aficionados y fue la primera competencia organizada en América latina de forma absolutamente privada por el club sede. El uruguayo George Baker ganó la medalla de oro donada por Mr. Bithell, un entusiasta de golf, y dado que no existía control de handicap, el montevideano se adjudicó a su libre albedrío un handicap de +8. Hizo 62 golpes en la ida de nueve hoyos, y 51 en la vuelta, venciendo por uno a M. G. Fortune. En 1894, se había jugado en el Newport Golf Club de los Estados Unidos en Norteamérica un ensayo de lo que después devendría en el Campeonato Nacional Amateur, y la diferencia fue que allí se promovió la constitución de un organismo -la USGA- para que reglamentara el golf en el país del norte. En la Argentina, y quizás porque el golf aún se encontraba en estado germinal, un grupo de pioneros creyó que todo podía resolverlo simplemente un commitee.

A fines del sigo XIX, el golf apenas había echado raíces en la Argentina y era puna actividad casi exclusiva de los ingleses. Probablemente Juan Dentone era el único profesional de golf nacido en el país, que ejercía como tal en el Lomas A. C. En Buenos Aires sólo existían cuatro clubes de golf, había uno en Montevideo y otro en San Fe: el Rosario Golf Club, y mantenían entre ellos una fluida comunicación. A principios de siglo XIX ya eran cinco los clubes dedicados a su práctica en Buenos Aires y cada uno a su manera, reglamentaba competencias internas y adjudicaba handicap a sus socios. Por esta razón, si se iba a organizar un campeonato anual de carácter nacional, era necesario contar con una mínima organización. Esto se logró con una reunión de todos los clubes participantes para determinar las condiciones de la competencia. Se planeó una "Copa de Plata" para ser jugada anualmente. El vencedor sería considerado "Campeón Amateur del Río de la Plata". En 1897, se fundó The River Plate Amateur Championship Executive, que tomó a su cargo la organización del campeonato, adoptando el Match Play como su sistema de juego. Así, este deporte comenzaba a crecer, como resultado del aumento del número de clubes y del repentino interés de la alta sociedad porteña por practicarlo.

El Golf Club Argentino

En 1905 nació el primer club totalmente argentino, el Golf Club Argentino y tres años después, comenzaron a disputarse los torneos interclubes. Con el correr de los años, nacieron nuevos clubes y aumentaron las competencias. Hubo que adoptar e interpretar las reglas de golf que llegaban desde el Royal and Ancient Golf Club of Saint Andrews, y fue necesario unificar los handicaps. Hacia junio de 1905 Carlos Alfredo Tornquist, valiéndose de la ayuda de los ex-presidentes de la Nación, Julio Argentino Roca y Bartolomé Mitre, crea el Golf Club Argentino. Habiendo recibido tierras ubicadas en el Parque 3 de Febrero, a poca distancia del centro de la ciudad de Buenos Aires, otorgadas en concesión por el municipio; se designa capitán a Tomas Watson quien realiza el diseño original de la cancha junto al primer profesional: John Park. En 1930 Allister Mackenzie la rediseña y le cambia el trazado, decidiendo su configuración actual.

La Asociación Argentina de Golf

En agosto de 1926, el commitee de golfistas convocó a una Asamblea General que se realizó el viernes 3 de septiembre a las 17 horas en la sede social del Jockey Club, ubicada en ese entonces en Florida 559. El primer punto de los temas a tratar era la "Constitución de la Asociación Argentina de Golf, discusión y aprobación de los Estatutos y Reglamentos de la misma y elección del Consejo Directivo". Dada la importancia de esta reunión asistieron representantes de quince clubes: G. C. Argentino, San Andrés G. C., Lomas G. C., San Isidro G. C., Hurlingham Club, Rosario G. C., Mar del Plata G. C., Ituzaingo G. C., Club del Progreso (hoy Ranelagh G. C.), Club Atlético Ferrocarril Pacífico (hoy G. C. Gral. San Martín), Swift G. C., Club Deportivo Central Argentino (hoy Club Deportivo F. C. Gral. Mitre), Villa Ana G. C., La Cumbre G. C. y Venado Tuerto Polo A. C. Solamente faltó uno: el Córdoba Golf Club, que, no obstante, afilió de inmediato, el 4 de febrero de 1927.

El Campo Municipal de Golf

Con el correr de los años el campo experimenta cambios menores que la van modificando hasta que adquiere su trazado acutal. En 1950 la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, declara vencida la concesión de los terrenos y el campo de Golf Club Argentino se transforma en el "Campo Municipal de Golf Juan Bautista Segura", único campo público de Sudamérica que se encuentra dentro del ejido de la ciudad capital, y que ha sido un gran semillero de jugadores, ya que en ella se formaron muchísimos de los aficionados que decidían abordar la práctica del golf. Se halla dentro de los Jardines de Palermo, un paseo muy allegado al corazón de los porteños y al que se compara con el Bois de Boulogne, de París, aunque hay algunos que opinan que es más grande y más bello, motivo por el cual es habitualmente recorrido por visitantes nacionales y extrajeros. En sus 34 hectáreas de superficio, Allister Mackenzie realizó un buen diseño, ya que aprovechó al máximo la extensión del exiguo terreno que disponía para desarrollar un campo de golf, obteniendo un trazado con interesantes desafíos, que se presenta como sencillo y muchas veces sorprende al visitante. Sus mayores dificultades residen en la cantidad de hoyos con fuera de límites, en el lago que juega en el par tres del hoyo 5 y en los hoyos 11, 12 y 14 y el famoso hoyo 7 de par tres que requiere de un tiro de salida muy preciso por encima de un alto bosque de eucaliptus, con fuera de límites a la derecha, a un green muy bien defendido por bunkers. Se cuenta que el ex-presidente Marcelo Torcuato de Alvear, mandó a talar las copas de estos árboles para poder pasarlos con comodidad, cosa que no lograba con mucha frecuencia y se volvió a realizar este operativo de tala en 1998. Cuentan también, que el jockey Ireneo Legizamo, al recorrerla inundada jugando un torneo exclamo "esto más que un torneo es una laguneada" y parece haberle dado nombre local al formato que reúne caddies y profesionales con aficionados. En este campo transcurrió buena parte de la historia del golf en Argentina, pues en él jugaron muchos de los más importantes profesionales nuestros, como José Jurado, Leopoldo Ruiz, Fidel de Luca, Roberto De Vicenzo, Vicente Fernández, Ángel Cabrera y Eduardo Romero, entre otros, sin contar los numerosos aficionados que, aun perteneciendo a otros clubes, compitieron y compiten en él por lo cómodo de su ubicación.